Hora de trabajar: 5 tareas para la diáspora boricua tras el paso del huracán María

Por- Glenda Y. Rosado
@glenyari

En el momento que escribo este post he perdido un poco la noción del tiempo. La tristeza, impotencia y frustración reina mi existencia y la de cada uno de los boricuas que vivimos fuera de la isla. Muchos aún no se han podido comunicar con sus seres queridos. Ver las noticias que van llegando desde diferentes puntos de la isla suben los niveles de ansiedad a mil.

Pero suficiente de hablar de nosotros, es hora de pensar en los que están en la isla. Ellos y ellas están sufriendo las secuelas del peor desastre natural ocurrido en la historia de la isla. Poco a poco nos estamos movilizando y saliendo del shock. Es complicado, fuerte y frustrante pero es hora de mostrar nuestra mejor cara, para cuando por fin podamos hacer llamadas y hablar por FaceTime, nos vean motivados. Hace falta animar a nuestros familiares y amigos, dejarles saber de que todo estará bien.

Lo poco que veo de mis amistades que se van conectando en Facebook es desgarrador. Muertes, inundaciones, deslizamientos, postes en el piso…en fin, una destrucción total y sin precedentes. Siento que muchos están en shock y es que una semana antes de María, Irma amenazó con liquidar la isla. Aunque a última hora se desvió un poco, afectó a muchos pueblos, especialmente los del área este de la isla. También gran parte de la población perdió la electricidad por más de una semana.

Entonces María fue como una catimba sin haberse recuperado de una caída.

Puerto Rico, territorio de los Estados Unidos, enfrenta además una crisis económica tan catastrófica como María y el impacto de este huracán parece ser la gota de derramó el vaso. Sin embargo, no lo veo así. Creo que dentro del momento tan horroroso que vive Puerto Rico existe una oportunidad valiosa de renacer como la gran isla que somos.

Nuestro espíritu y gente es inquebrantable. Somos un pedacito de tierra diminuto pero grande en talento y generosidad. Es por esto que los boricuas que estamos fuera de la isla debemos ser una de las piezas principales en pro de la reconstrucción de la isla del encanto a la que ansiamos volver.

Durante estos días he reflexionado y he decidido que este será mi plan a seguir de ahora en adelante a favor de la recuperación de mi isla. Todos quedan invitados a acompañarme y a sugerir otros.

#1- Pal carajo la deuda:

Los puertorriqueños en la diáspora tenemos que reclamar la eliminación de la deuda de Puerto Rico. Los buitres quieren imponer la austeridad en la isla y no hay manera en que el país pueda recuperarse totalmente cargando semejante peso. Por esto debemos contactar a los representantes, senadores y dejar sentir el poder político que podemos tener. Sin parar y sin descanso, cada uno de ellos tiene que saber que esperamos su liderazgo en la situación de nuestra isla. También estemos vigilantes, ellos verán en esta situación una oportunidad para meternos más en el hueco, ¡no lo permitamos!

#2- Votar:

Es hora de inscribirse y votar en TODAS las elecciones, no tan solo las presidenciales. Tenemos que elegir gobernadores y congresistas que velen por nuestros intereses y los de la comunidad latina. Es hora de que contactar a otros boricuas en nuestras ciudades y formar lazos de colaboración. Eso es lo que precisamente está pasando, durante este proceso he hablado con muchos boricuas de la diáspora y nos hemos ayudado mutuamente. Definitivamente, juntos somos más fuertes.

#3- Jones Act:

Debemos además exigir el fin del Jones Act para así poder garantizar la recuperación de la isla de manera más rápida y efectiva. Es imperativo tener la posibilidad de recibir ayuda por parte de otros países en un momento como este.

Existen diferentes peticiones por el internet; es importante firmarlas, compartirlas y contactar a nuestros representantes en el Congreso con respecto a eso. Sí… y mucha pataleta. Como decimos en la isla, el que no llora no mama. De ese lado, Puerto Rico parece tener un aliado en el senador John McCain quien ha solicitado eliminación del Jones Act durante la emergencia.

#4- Unir los lazos con la familia:

Sí, salimos de la isla para aventurar y lograr metas pero NO nos podemos olvidar de la familia. A raíz de Irma y María, me contacté más con mis primos que viven acá. Me pasé una semana en casa de mi primo escapando a Irma, fueron casi unas mini vacaciones donde pude compartir más con su familia.

Incluso creamos un grupo que se llama La diáspora Rosado; somos dos en Texas y dos en la Florida. El feeling es como cuando teníamos 7 años y jugábamos juntos en el patio de abuela en Pájaros. Todos preocupados por nuestras familias y tratando de buscar información. En la unión está la fuerza.

#5- Hermandad:

Gracias a Facebook he sabido de muchos amigos y lo que están pasando. Entiendo que muchas veces nos entusiasmamos y queremos donar. En mi opinión tenemos que agarrar al toro por los cuernos. Si podemos donar, hagámoslo a un amigo y a su familia. Desafortunadamente todos sabemos de alguien que lo perdió todo, que esa sea nuestra prioridad.

De esta manera se asegura que el dinero llega y atiende sus necesidades más apremiantes. También es importante enfocarnos en la ayuda a organizaciones de base comunitaria, tales como Taller Salud, la comunidad del Caño Martín Peña en San Juan y también las iglesias. Muchos pastores están activos, tal es el caso de Calvary Chapel en Miami, desde acá se están recolectando artículos y serán recibidos en Puerto Rico.

Todavía faltan muchas más tareas. Que esta experiencia nos sirva para unirnos más como compatriotas (los de afuera y los de adentro), al final TODOS somos puertorriqueños y llevamos la isla en nuestra alma y a donde quiera que vamos. ¡Arriba boricua!

Borinquen mía, te dedico esta canción y le doy gracias a la vida porque nací en tu pedacito de tierra mágico. Te amo Puerto Rico.

Y a mi familia les digo que lo amo y que pronto nos veremos.
Siento mucha tristeza e impotencia en mi corazón saber por lo que están pasando pero vamos a salir adelante. Como dice Glorian: confía.

Fotos: Glenda Rosado / Puerto Rican Day Parade 2014 NYC.