La misoginia de Trump y la gota que finalmente derramó el vaso

The Washington Post
The Washington Post

Por- Glenda Rosado

“Sí, es ella… Mejor me como un tic tac en caso de que empiece a besarla. Ya sabes, me siento atraído automáticamente a las mujeres hermosas, rápido comienzo a besarlas. Es como un imán, sólo besarlas. Ni siquiera espero. Cuando eres una estrella, ellas te permiten hacerlo, puedes hacer cualquier cosa.”

Donald Trump hablando con Billy Bush de Access Hollywood en el set of Days of Our Lives en el 2005.

Por: Glenda Rosado

Durante toda la contienda primarista y ahora en la carrera por la presidencia, no deja de sorprenderme cómo el partido republicano permitió que Donald Trump llegase a ser el candidato. Podría escribir 100 páginas sobre las posibles razones, pero esa es la realidad. Me impresiona además cómo ha recibido el apoyo de sus líderes, incluyendo el speaker Paul Ryan tras todas las barbaridades que ha dicho.

Para nadie es sorpresa las mil estupideces que salen de la boca de Trump diariamente. Hace unos días le comentaba a una compañera de trabajo que en New York es común ver hombres como él. Esos que sienten que son mejores que nadie solamente por el hecho de tener dinero y posición. Basta con darse una vueltita por Wall Street o un bar como el que yo trabajaba en el Upper East Side todas las noches.

Ese mismo sentido de derecho se refleja directamente en las mujeres. Muchos de ellos piensan que las mujeres estamos a beneficios de ellos y que esa misma posición les da un pase para todo, la misoginia en su máxima expresión.

La Real Academia Española define la misoginia como una aversión a las mujeres. Y en caso de duda sobre la palabra aversión, pues trata del rechazo y la repugnancia. La misoginia demuestra odio y desprecio al género femenino, en pocas palabras, nada de respeto. Un hombre misógino también ve a la mujer como un ser inferior. Al lado del significado de esta palabra debería estar la foto de Donald Trump como ejemplo claro.

El candidato republicano ha dicho innumerables comentarios hacia las mujeres que caen en esa categoría, aquí algunos de ellos:

Una mujer debería ser castigada por abortar:

Sí, aunque usted no lo crea en pleno 2016 un hombre piensa que una mujer debería recibir cierto tipo de castigo por practicarse un aborto. Eso dijo Donald Trump durante una entrevista con Chris Matthews de la cadena MSNBC. Ugh, ¡dame un break! Sí, porque desde su actitud idiota machista él piensa que una mujer debe ser castigada por eso.

Sobre Rosie O’ Donnell:

En el primer debate presidencial salió a relucir el nombre de la comediante. Resulta que Donald Trump lleva años en una guerra intensa con O’Donnell. Tras críticas de la comediante sobre sus negocios en Miss USA y Miss Universo, la llamó cerda. Esta guerra fría comenzó en el 2006 y parece no tener fin.

Ivanka, su hija:

La admiración de Trump hacia su hija cae en lo perverso. Muchísimas veces ha dicho que si Ivanka no fuera su hija, fácilmente saldría con ella. Estas declaraciones son ciertamente desconcertantes y totalmente inapropiadas, ¡ugh!

Alicia Machado:
Otro nombre que se mencionó en el primer debate fue el de la Miss Universe 1996 Alicia Machado. Trump humilló públicamente a Machado por su supuesto sobrepeso haciendo una conferencia de prensa en un gym mientras la reina de 19 años hacía ejercicios para atender su problema de peso, según Trump.

Hoy Alicia Machado se ha convertido una voz crítica sobre el trato de Trump hacia las mujeres. Machado es ciudadana americana y ha expresado que votará por Hillary Clinton. Esta entrevista recientemente publicada por CBS nos da una idea del maltrato que sufrió Machado durante su reinado:

Hillary y su “stamina”

Donald no se cansa de decir que Hillary no tiene el look ni la stamina para ser Presidente. La stamina sería algo así como el aguante o la energía para poder desempeñar el trabajo. Detrás de todo este discurso me atrevo a afirmar que sus declaraciones son por el hecho de que Hillary Clinton es mujer. No hay problema, Clinton le respondió de la mejor manera durante el primer debate.

Aquí la reacción de Hillary cuando Trump dijo que él tiene un mejor temperamento, vale destacar que mientras lo dijo, prácticamente estaba gritando:

When Donald Trump says he's more temperamentally fit to be president than you. #DebateNight

A post shared by Hillary Clinton (@hillaryclinton) on

Así podemos continuar con todas las idioteces que ha dicho y jamás terminaríamos. Esta semana, a menos de un mes de las elecciones, el Washington Post ha publicado lo que podría destruir su deseo de ser Presidente de los Estados Unidos: un segmento del programa de entretenimiento Entertainment Tonight del 2005 donde Trump y el entrevistador Billy Bush alardean sobre cómo se acercan a las mujeres.

Su lenguaje es inapropiado y cae en lo que muchos describen como el claro abuso sexual de Donald Trump a las mujeres. En una parte de la conversación Trump dice que agarra a las mujeres de la vagina y en la misma comparte comentarios despectivos hacia la mujer que aparece en el video minutos más tarde.

Como describe Jessica Valenti en su columna en el periódico The Guardian, lo peor del video es el momento en que se encuentran con la mujer, centro de su pervertida conversación, porque ella ni idea que es parte de semejante circo de idiotas.

Mis respetos al Washington Post por su reporte, al fin y al cabo de eso se trata el periodismo. Tengo la esperanza de que esto sea lo que elimine a Trump del camino de una vez y por todas. Ojalá que los medios ayuden a que este bufón haga un acto de desaparición total, cosa que dudo. Esta grabación ha sido la gota que derramó el vaso porque finalmente pudimos ver evidencia de lo que ya sabíamos.

TODAS las mujeres vivimos diariamente una lucha constante en contra de hombres como Donald Trump y Billy Bush; bromas sobre nuestros cuerpos, piropos y comentarios no deseados, avances físicos, discriminación, ese hombre raro que nos persigue en la calle en el tren, el autobús o aquel que nos hostiga en el trabajo o en la universidad. ¡Basta ya!

Ojalá muchos hombres, gracias a estas revelaciones, se eduquen y entiendan que este comportamiento NO está bien así sea como muchos dicen, “son cosas de hombres”, NO, no está bien. A menos de un mes de las elecciones rogamos porque esta pesadilla y año eleccionario se acabe lo antes posible. Alto a la misoginia, el 8 de noviembre, todas a votar.

Sigue a estas jevas feministas para que te unas a la conversación:

Jessica Valenti:

Roxane Gay:

Kelly Oxford

Liz Plank