8 lecciones que aprendí tras un hallazgo pre-canceroso

Por- Glenda Rosado

Llevo aproximadamente 8 años en los Estados Unidos. Llegué con el propósito de hacer mi maestría, conocer nuevas personas, trabajar y ampliar mis experiencias. Han sido años de trabajo arduo y de muchísimos momentos difíciles donde mi salud siempre ha sido lo secundario.

Durante este tiempo nunca he tenido plan médico y quizás me hice algún que otro chequeo en la clínica de la universidad: de eso ya han pasado muchos años. Tras mudarme a Miami nuevamente y bajar un poco revoluciones luego de varios años en Nueva York, llegó la hora de ir finalmente a la olvidada y temida ginecóloga.

Para hacer la historia corta, resulta que nada estaba bien. Hoy, luego de varios meses de análisis, biopsias y resultados, debo decir que he aprendido varias lecciones que le pueden servir a muchas mujeres a salvarse la vida.

Ya extirparon las células malditas pre-cancerosas del cuello uterino y aunque todo parece estar bajo control, necesito regresar en unos 4 meses para un chequeo de rutina.

He reflexionado en estas pasadas semanas y he llegado a la conclusión de que la vida de muchas veces las mujeres está en riesgo. Ya sea por falta de tiempo o por estar priorizando otras cosas, nos olvidamos completamente de nuestra salud. Esto NO debería ser así. Un simple chequeo anual nos puede ahorrar muchísimos dolores de cabeza.

Aquí te dejo varias lecciones que aprendí en el proceso y algunas recomendaciones:

#1-Visita a tu ginecólogo cada año, sin falta.
#2-Tócate los senos y si notas algo raro visita inmediatamente al médico.
#3-Si sientes que algo no está bien, seguramente algo anda mal. El cuerpo nos da señales TODO el tiempo.
#4-Come bien, olvídate de los lugares de comida rápida.
#5-Toma mucha agua.
#6-Si te animas, toma jugos de vegetales varias veces en la semana.
#7-Consume jengibre, es milagroso (que conste que es mi opinión) pero puede evitarte muchos catarros.
#8-Afuera el cigarrillo, aunque sea de vez en cuando. El cigarrillo es el mejor amigo de las células cancerosas.

Y por último pide apoyo a quienes están a tu alrededor. En mi caso gracias al apoyo de mi mamá, mis tías, tíos y mi hermano pude prevenir que mi cuerpo desarrollara cáncer en el útero. Cada uno de ellos me salvaron la vida, especialmente mi madre Glorian, la mujer maravilla quien siempre está presente.

Pienso en todas las mujeres que están solas y como poco a poco el gobierno sigue recortando fondos a clínicas de ayuda preventivas como Planned Parenthood y lo que me da es susto. La mentalidad retrógrada de los políticos, en su gran mayoría republicanos, matarán a muchas mujeres por el hecho de no tener acceso a un simple Papanicolau.

Chequéate y cuídate, mereces vivir con buena salud.