Pobreza y Mujer: Lo que no te dicen del Zika

photo-1457954275879-87d67ee5507e

Por- Melissa Marzán Rodríguez

El re-emergente virus del Zika es el centro de atención de los medios por esta jornada. El virus del Zika fue identificado por primera vez en el 1947 y el primer caso documentado fue en 1964. Mientras el virus se encontraba lejos de América, específicamente de Estados Unidos, nunca escuchamos de ninguna alerta. Quisiera contextualizar de dónde surge este virus y sus aspectos sociales.

Durante las décadas entre los 40’s al 80’s, el virus del Zika se identificó en varios países del continente africano, específicamente los del centro, muy típico del área que comprende el desarrollo de las “enfermedades tropicales”. Allí desde el contexto de la pobreza, muy poco escuchamos del virus del Zika. Para comienzo de los años 2000’s, el virus comenzó a propagarse en las zonas del Pacífico, en islas como: La Micronesia, La Polinesia Francesa, Las Filipinas entre otros países aledaños. También, Tailandia, Cambodia y Malasia se vieron afectados por la circulación del virus.

Hasta ese entonces, el virus se propagaba en estas zonas que, como tal vez no son tan atractivos para los medios, el asunto quedó invisibilizado (sí, como sucede con las poblaciones que no queremos atender).

El año pasado, 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió una alerta mundial a raíz del número de casos de niños con microcefalia en Brasil y su posible asociación con el virus. Brasil fue el detonante mediático para el virus. Interesantemente, la alerta surge de la OMS a poco menos de un año para la celebración de las Olimpiadas en Río de Janeiro. Ahora, surge inquietud, se traza un plan de trabajo internacional contra el Zika. Si bien es cierto, que las organizaciones internacionales deben responder a la epidemia y realizar esfuerzos en conjunto, también hay que resaltar el contexto en que surge la inquietud.

El virus llegó al Caribe, a Puerto Rico y desde allí, en los Estados Unidos sintieron la amenaza concreta y cercana que el virus llegara hasta donde ellos. El Centro para Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) ha comenzado una campaña preventiva que también es dirigida desde la estigmatización de la pobreza y la mujer, principalmente cuando la Isla atraviesa por una situación económica que vulnerabiliza precisamente a este sector de la población.

A esto se suma una falta de liderazgo en salud pública en atender el asunto del Zika desde el contexto de Puerto Rico. Penoso, cuando existe el trabajo y experiencia por años con epidemias como el Dengue y recientemente el Chikungunya. Cuando el virus del Zika se encontraba lejos, una amenaza ni siquiera contemplada, muy pocos esfuerzos se trabajaron. El área de desarrollo de planes de acción epidemiológicos ante las enfermedades re-emergentes no son prioridad.

Con el mal manejo de los medios, el Zika se convirtió en la justificación para estigmatizar a la mujer, la maternidad y la pobreza. Desde allí se les invitó a las comunidades (específicamente a la mujer) que evitaran embarazos (creando crisis y angustias en aquellas mujeres que ya lo estaban); que utilizarán mosquiteros y telas metálicas en sus hogares (como si todos contáramos con los recursos para obtener estas barreras contra el virus).

Se considera la epidemia una amenaza en la medida en que comienza afectar otros sectores de la población (por ejemplo aquellas mujeres que vayan de vacaciones a lugares con la circulación de virus y regresen a sus comunidades, ver imagen abajo). Necesitamos visibilizar las comunidades a riesgo y dejarle saber a la comunidad internacional que no hay razones para demonizar a Puerto Rico, ni Brasil, ni otro país fuera del primer mundo por razón de la epidemia. Las campañas de prevención desde el miedo solo crean crisis y desinformación. Construyamos comunidades saludables desde la acción.

CDC
CDC

Foto portada:freestocks.org via Unsplash