Fotos sexuales y los moralistas de cartón

Por- Glenda Rosado

Debo admitir que no sabía mucho del caso pero algo había leído, lo único que conocía era que tenía que ver con la policía y que involucraba unas fotos “comprometedoras”. Entonces hoy leyendo las noticias me encontré este titular: Someten caso contra agente implicada en fotos sexuales

“En manos del superintendente de la Policía, José Caldero López, está el futuro laboral de la agente Cynthia Marrero Pomales, suspendida de empleo y sueldo hace poco más de una semana luego de que se divulgaran en las redes sociales supuestas fotos suyas en posiciones sexualmente explícitas.” dice parte del artículo del periodista Javier Colón Dávila.

A una hora de haber sido publicada la noticia en Facebook, el post contaba con 522 likes y 243 comentarios. Aquí es que la cosa se pone buena. Pareciera que hoy los moralistas en la isla salieron a pasear como si juzgar y criticar fueran las órdenes del día. Entre los post me encontré con frases como estas:

“Ella sabía lo que estaba haciendo, que afronte las consecuencias…”, “Debió pensar en sus hijos y dar el ejemplo”, “Devastada pero cuando se las estaba tomando estaba gozando”, “Es una putipuerca…”, “Debió hacerlo mientras no estaba trabajando.”, “Bastante grandecita que es, ahora que pague.” Si sigo añadiendo comentarios no acabaría y este desfile de moralidad es lo que me hace hervir la sangre.

Y me pregunto porqué están tratando a la agente como si hubiese cometido un delito grave. Lo que me molesta de todo este caso es que si ella es responsable de haberse tomado las fotos, más culpable y responsable es quien la envió a terceras personas y todos los que las han visto. Y si es cierto lo que se dice, entonces medio Puerto Rico debe ser acusado de un crímen sexual. Además, me atrevo a apostar que la gran mayoría de los “moralistas de cartón” que andan criticando a la agente, ya han visto las fotos.

¿Acaso ninguno de los que han comentado no tienen algunos trapitos sucios por ahí?! ¡Por favor!. A ver, que alguno niegue que no ha visto porno, mandado mensajes y fotos con contenido sexual y ni han fantaseando con la mujer de algún amigo o el marido de alguna.

En la era del internet desafortunadamente la privacidad ya no existe, si no pregúntele a actriz Jennifer Lawrence a quien le robaron unas fotos de su teléfono celular que iban destinadas únicamente para su novio.

La revista Vanity Fair la entrevistó a meses del robo de las fotos y la actriz dijo esto: “Anybody who looked at those pictures, you’re perpetuating a sexual offense. You should cower with shame. Even people who I know and love say, ‘Oh, yeah, I looked at the pictures.’ I don’t want to get mad, but at the same time I’m thinking, I didn’t tell you that you could look at my naked body.” Creo que mejor no lo pudo explicar. Quien las ve, está involucrado en una ofensa sexual porque esa foto no iba destinada a esa persona.

Este caso no es diferente, la agente se confió, alguien abusó de su confianza y compartió lo que se hizo en la intimidad. Esa persona es la que en mi opinión debe ser juzgada. Que si fue en horas de trabajo, que si usó la bandera ya eso es problema de ella y sus jefes. Pero por favor, ya párele a la doble moral y a los discursos baratos de dignidad.

Foto- pro-juventute Creative Commons