Unfollowing Kim Kardashian West

Por- Glenda Rosado

En mi curiosidad farandulera decidí darle follow a la popular cuenta de Kim Kardashian West en Instagram pero luego de una semana, hoy decidí que no puedo más. 19,265,431 millones de personas siguen cada momento que Kardashian comparte.

Kim y su esposo el rapero Kayne West andan por París en lo que en mi opinión es un “showing up tour”. En París se celebra el Fashion Week y la pareja no se han perdido ni un show mientras hacen su entrada con sus ínfulas de mega celebrity. Incluso, durante esta semana llevaron a su hijita North West al fashion show de Balenciaga. Todos los días vemos como viven su maravillosa vida y realmente me importa un bledo si tienen dinero o no, al fin y al cabo como dicen por ahí “Si Dios se lo dió, San Pedro se lo bendiga”.

Mi problema con ella es su desconexión total con la realidad, su fabulosa vida no le deja ver más allá de sus zapatos, carteras, fabulosos restaurantes y maquillaje. Puede sonar como que le tengo odio pero no es cierto. Sin embargo Kim me parece un horroroso ejemplo para las jovencitas. Kim no tienen educación formal universitaria y ha construido su carrera a base de escándalos y lo peor es que no usa su status de celebrity para causas nobles, no. Sus fans son los que le llenan el bolsillo a ella y a su familia.

En una de sus llegadas a un show fue atacada y ella sin más ni menos se acomodó las greñas y continuó como si nada le hubiese pasado. Al fin y al cabo es una manera de que sigan hablando de ella. Kim se hizo “famosa” por un video íntimo que filmó junto a su pareja de ese momento Ray J. De ahí llegó un “reality show” que desde al año 2007 sigue a la familia Kardashian en todas sus aventuras por el mundo. Keeping Up with the Kardashians va en su novena temporada y es uno de los show más populares de la cadena de TV E!. Perfumes, cosméticos, zapatos, ropa, tiendas, libros, en fin han construído un imperio a base de escándalos y de ser famosos por nada.

Mientras gasta su dinero, millones de mujeres tratan de llegar a fin de mes porque su salario no les da. Otras tienen que dejar a sus hijos en la casa solos porqué no pueden gastar dinero en una niñera, otras tienen que trabajar en dos lugares mientras pagan su educación.

Creo que en vez de celebrar y querer ser como Kim Kardashian deberíamos seguir, admirar y querer ser como mujeres que luchan ante la adversidad por un mundo mejor. ¿Quieres algunos ejemplos?, desde hoy obviaremos mencionar a las Kim Kardashians de la vida y nos enfocaremos en celebrar a las mujeres fabulosas, trabajadoras e inteligentes como tu y yo!

Aquí explica los detalles de su fabulosa boda y su “love journey”.

Aquí llora porque perdió sus aretes de $75,000.