¿Por qué tener un coche para el bebé?

Por- María Parés Ramírez

Cuando estés en el proceso de elegir qué regalos aceptar de tus familiares y amigo de confianza para la llegada de tu bebé, ten en cuenta un coche cómodo. No tiene que ser el último modelo, con estrellitas neón y 20 animalitos colgando por los lados. Ni tan siquiera tiene que ser nuevo. Si te decides por uno de segunda mano, como yo hice, recuerda lavarlo bien, prestando atención a cada hueco donde quepa una galleta masticada.

Una vez tengas el cochecito contigo practica abrirlo y cerrarlo, meterlo en el baúl del carro, caminar por la casa. Procura sentirte cómoda usándolo. ¿Quieres llevar un café? ¿Dónde lo pondrías? ¿Hay espacio para el bulto? ¿El coche es muy pesado? ¿Lo puedes manejar tú sola?

Puede parecer una locura darle tanta importancia a un coche. Y lo cierto es que, hace algún tiempo atrás, no hubiese pensado cuán útil podría ser. El coche no es tan sólo un vehículo para transportar a tu hijo de un punto A a un punto B; puede ser una herramienta de terapia.

Hay días, muchas veces en las tardes, en que tu hijo se quejará sin razón aparente. Si has verificado los básicos (comida, cambio de pañal) y todo está bien, puede ser que esté aburrido o necesite un cambio de ambiente. Sácalo a dar un paseo por tu vecindario. Aprovecha el momento para hablarle. Describe las cosas que ven en el camino. Todos los colores, los animales, los autos, las casas. No te avergüences de que la gente te vea “hablando sola”. Este rato lo tranquiliza y lo enseña. Tu hijo así tiene la oportunidad de ver el mundo de la mano de quien le da seguridad.

Cuando salgas a caminar, deja en el camino toda la tensión acumulada por noches de desvelo e intentos fallidos en la cocina. Toma tiempo para pensar y poner orden a tus ideas. A veces la vida de una madre parece ir en patines, sin embargo, debes buscar un poco de tranquilidad. Tu hijo se nutre de tu amor, atención y paciencia.

Add a Comment

Your email address will not be published.